Blog

Notas sobre salud, visión y bienestar
Por Dante Costantini

NUEVA INICIATIVA:
ADVA PARA NIÑOS

Resumen del articulo

  • Nueva iniciativa para que los niños tengan sus Adva Optics

 

  • Razones importantes para proteger a los niños de la luz chatarra

 

  • Al final del blog te cuento como podes tener tus Adva Niños

¿Cuánto tiempo pasan los niños frente a pantallas?

Según estadísticas recientes, los niños de 2 a 5 años pasan un promedio de 2 horas y 30 minutos al día frente a pantallas. En el grupo de 6 a 11 años, la cifra aumenta a 4 horas y 45 minutos diarios, y los adolescentes de 12 a 17 años lideran con un promedio de 7 horas y 38 minutos al día. ¿Tienes alguna idea de cómo esto está impactando la salud de tus hijos y su capacidad para afrontar los desafíos diarios?

Presentando Adva para niños

Hola, soy Dante Costantini, fundador de Adva Optics, y estoy emocionado de compartir nuestra nueva iniciativa: Adva para Niños. Este proyecto está orientado a padres conscientes como vos que buscan proveer las mejores herramientas para la salud de sus niños. Padres que estan preocupados sobre el daño que puede ocasionar en niños la exposición a pantallas y luces artificiales.

En lo que creo

Fui inspirado a fundar Adva Optics con la convicción de que el sueño no solo alimenta nuestro descanso, sino que también potencia nuestra capacidad para enfrentar los desafíos de la vida moderna. La exposición excesiva a pantallas y luces artificiales afecta negativamente el sueño y el bienestar de los niños y adultos, impidiendo que podamos realizar nuestro potencial y ser de utilidad a nuestra comunidad.



Desajustes en los ritmos circadianos: Más que un problema de sueño

En el vertiginoso ritmo de vida actual, los desajustes en los ritmos circadianos se han convertido en una preocupación palpable, trascendiendo la esfera del simple problema de sueño para manifestarse como un fenómeno integral que impacta directamente en la salud y el rendimiento de adultos y niños por igual. La amalgama de factores estresantes, la alimentación desequilibrada y el uso incontrolado de dispositivos electrónicos emerge como una tríada que desencadena este desafío contemporáneo.

Las exigencias laborales y académicas, junto con la presión social, someten a niños y adultos a niveles elevados de estrés, perturbando el delicado equilibrio entre el día y la noche que regula nuestro reloj biológico interno. Este desajuste, a su vez, no solo afecta la calidad del sueño, sino que también tiene consecuencias directas en la salud mental y física.

La ingesta irregular de comidas, rica en alimentos procesados, azúcares refinados y cafeína, perturba la homeostasis del cuerpo (proceso mediante el cual el cuerpo mantiene un equilibrio interno constante para garantizar su funcionamiento óptimo), interfiriendo con la capacidad de regular adecuadamente los ciclos de sueño y vigilia. Este desequilibrio nutricional no solo afecta el descanso nocturno, sino que también impacta en la energía diurna y la capacidad cognitiva, afectando directamente el rendimiento académico y las actividades cotidianas.

En la era digital, el uso excesivo de dispositivos electrónicos se erige como un tercer pilar en la génesis de los desajustes circadianos. La exposición constante a la luz azul emitida por pantallas de teléfonos, tabletas y computadoras altera la producción de melatonina, la hormona responsable de regular el sueño. Este fenómeno, conocido como “contaminación lumínica”, no solo dificulta conciliar el sueño, sino que también prolonga la vigilia, afectando negativamente la calidad del descanso nocturno.

El impacto de estos desajustes circadianos va más allá de la esfera del sueño y se manifiesta de manera evidente en el ámbito académico y en la salud general de los niños. Diversos estudios señalan que los niños con patrones de sueño irregulares tienden a experimentar dificultades de concentración, problemas de memoria y un rendimiento académico inferior. Además, estas alteraciones pueden tener consecuencias a largo plazo, aumentando el riesgo de desarrollar problemas de salud como la obesidad y trastornos metabólicos.

 

La escuela y los niños,¿un ambiente seguro?

 

Aun recuerdo ir a la escuela de pequeño y sentir esa sensación de ansiedad. No era ansiedad relacionado a algo social o incluso algo académico, tenia que ver con el medioambiente. Al entrar al aula me empezaba a poner ansioso, me costaba ver con claridad y sentía una especie de aturdimiento en mi cabeza. Al salir al recreo, lo único que podía pensar era en salir corriendo al kiosco y comprarme una coca y un alfajor (para empezar). Este comportamiento no me sucede solo a mí. Es más común de lo que pensamos y tiene una explicación biológica.

Cuando nuestro ritmo circadiano se disrumpe (ciclo biológico de aproximadamente 24 horas que regula procesos fisiológicos y comportamentales en organismos, incluyendo la alternancia entre sueño y vigilia), se produce una cascada de efectos nocivos en nosotros. Nuestras hormonas, incluyendo aquellas que regulan el apetito y la saciedad, se desequilibran. Además, en la escuela, la iluminación que se usa habitualmente es la peor de todas, los tubos fluorescentes. Estas luces carecen del espectro necesario para nuestra óptima funcionalidad biológica y psicológica, ya que emiten mucha luz azul, la cual eleva el cortisol (hormona que nos permite mantenernos alertas) y que también se asocia al estrés, dado que mucho cortisol en el momento equivocado es malo para nosotros. Cuando estos desajustes suceden, nuestros cerebros comienzan a mal funcionar dado el nivel de estrés en nuestro cuerpo,y estado de alerta. Cuando el cuerpo se siente bajo amenaza, sea real o no, busca energía por si acaso tenga que pelear o correr. Esto, de manera simple, explica por qué yo quería comer cosas dulces durante mi estadía en la escuela. Mi cerebro estaba carente de energía, dado que me había despertado muy temprano (cuando debería seguir durmiendo) y estaba bajo un espectro lumínico que aumentaba mi respuesta al estrés. Esto es universal, le ocurre a todos los niños, aunque no todos respondemos igual. Mi respuesta más común era la irritabilidad, cambios de humor, falta de energía y problemas cognitivos y de aprendizaje. En mi caso, todo este estrés acumulado por una desregulación y una luz que promueve el estrés, además de que detestaba ir al colegio por múltiples razones, aumentaban mi enojo y dificultad para enfocarme (en algo que no me interesaba). 

En la actualidad se diagnostica (erróneamente) a muchos niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Se los medica y se los vuelve a mandar a un entorno que podría ser en parte responsable por esos síntomas. Un espectro lumínico deficiente de las frecuencias necesarias para nuestro balance interno. 

Alguna de las razones para proteger a los mas pequeños​

 

1. Sueño y Ritmo Circadiano:

La sobreexposición a la luz artificial, especialmente durante la noche, suprime la melatonina, una hormona esencial para regular el sueño. Este desequilibrio puede obstaculizar que los niños concilien el sueño y disfruten de un descanso adecuado. Un sueño insuficiente puede desencadenar una serie de desafíos, afectando negativamente su salud y desarrollo.

2. Desarrollo Cognitivo:

Estudios destacan los impactos negativos de la luz artificial nocturna en la atención, el rendimiento académico y el estado de ánimo de los niños. Es fundamental comprender cómo este factor puede influir en el desarrollo cognitivo de los pequeños, subrayando la importancia de crear ambientes óptimos para su crecimiento intelectual.

3. Ambiente Escolar:

Las escuelas, lamentablemente, suelen contar con una iluminación deficiente, generando consecuencias adversas en los niños. Desde agresividad hasta dolores de cabeza, la iluminación inadecuada contribuye a una serie de problemas que impactan directamente en el desempeño y bienestar de los estudiantes. Como padres, es crucial abordar esta preocupación para asegurar un entorno educativo favorable.

4. Salud Ocular:

La exposición prolongada a la luz intensa de pantallas electrónicas puede tener repercusiones en la salud visual de los niños, incluida la fatiga ocular y la sequedad. La implementación de medidas como limitar el tiempo frente a pantallas y la utilización de filtros de luz azul se presenta como una estrategia efectiva para preservar la salud ocular de los pequeños.

Poner Luz a la Luz

 

En 1879, la bombilla incandescente marcó el inicio de la revolución de la iluminación, pero también introdujo desajustes en nuestros ritmos circadianos. La luz artificial no solo se creo para proporcionar una fuente de luz más segura y eficiente que pudiera reemplazar las lámparas de aceite y las velas. Se inventó para que los trabajadores puedan trabajar por mas horas sin interrupciones. Esto fue el comienzo de una generación de personas que no pueden dormir bien debido a la disrupción de los ritmos circadianos.

Mi intención es ponerle Luz a la Luz ofreciendo información valiosa sobre cómo la luz afecta nuestra salud y qué acciones tomar para optimizar nuestra calidad de  sueño y un desarrollo saludable.

Conclusión

 

En un mundo cada vez más digital, donde la exposición constante a la luz artificial afecta la salud y el bienestar de nuestros hijos, es esencial asumir un papel proactivo como padres. Al comprender y abordar los impactos negativos de la luz artificial en el sueño, desarrollo cognitivo, experiencia escolar y salud visual, podemos proporcionar a nuestros pequeños las herramientas necesarias para enfrentar los desafíos contemporáneos. En Adva Optics, estamos comprometidos a ofrecer soluciones innovadoras que protejan la salud visual y promuevan un entorno propicio para el crecimiento y desarrollo saludable de nuestros hijos.

Como conseguir Adva para tus hijos

Enviamos un correo a: info@advaoptics.com 

Contanos que estas interesado en adquirir Adva para niños y nosotros te enviamos los datos donde enviar los lentes.

 

  • Envíanos los anteojos de tus hijos.
  • Nosotros instalamos los filtros Adva para una protección completa.
  • Devolvemos los anteojos mejorados a tu puerta.

 

Dante Costantini

Dante Costantini

Fundador
Adva Optics

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.